image_pdfimage_print

Para comprender por qué algunas personas y familias son más decididas que otras al momento de cambiar de vivienda, es importante considerar una variedad de factores psicológicos, sociales y biológicos. Aquí te presentamos algunos de ellos que son clave.

A la vez, resulta central considerar que no hay nada permanente. Y que vos también podés ponerte en acción si lo que buscás es una propiedad que te ayude a tener una vida más plena, simple, disfrutable.

– Factores psicológicos

. Autoconfianza

Las personas con alta autoconfianza, que creen en sí mismas, tienden a ser más decididas. Ellas no dudan de sus habilidades ni de la validez de sus elecciones.

. Claridad de objetivos

Quienes tienen metas claras y definidas –con fechas de inicio y culminación– suelen ser más decididas ya que saben lo que quieren lograr y cómo alcanzarlo.

. Tolerancia al riesgo

Quienes poseen una mayor tolerancia al riesgo suelen estar más orientados a la acción. Están dispuestos a asumir desafíos y a enfrentar la incertidumbre.

– Factores sociales

. Apoyo social

Las personas o grupos familiares que cuentan con un fuerte apoyo social –de sus amigos, de sus parientes cercanos– se sienten respaldados en sus decisiones.

. Modelos a seguir

La presencia de modelos a seguir o role models que sean fuertemente decididos puede influir en que una persona, o un grupo de individuos, desarrolle esa misma cualidad.

– Factores biológicos

    . Niveles de dopamina

    La dopamina, un neurotransmisor relacionado con la motivación y la recompensa, puede influir en la determinación de una persona.

    La dopamina se genera haciendo actividad física, escuchando música, estando en contacto con la naturaleza –basta con ir a una plaza o salir al jardín– o ideando proyectos.

    . Genética

    Algunos estudios científicos sugieren que la genética tal vez desempeñe un papel en la determinación de una persona, aunque la interacción entre los genes y el entorno es crucial.

    Una gran ayuda para decidirse: el corredor inmobiliario

    El corredor inmobiliario no solo se ocupa de vender casas y departamentos, o de buscar uno en nombre de sus clientes. Su tarea central es guiar y asesorar a las personas que desean un nuevo hogar, en cada momento de esa transición.

    El corredor las acompaña y reduce los riesgos porque ya conoce dónde puede haber problemas: una propiedad mal mantenida, una unidad con documentación escasa o poco clara, un propietario con una manera de negociar muy agresiva. La experiencia del corredor le ha provisto las herramientas para enfrentas esas situaciones.

    La lucha entre lo emocional y lo racional

    Decidirse a cambiar de casa o de departamento implica una lucha mental entre dos mundos: el emocional y el racional.

    El emocional le dice al oído, al propietario: “Sería bueno que te mudes a una casa más grande” o: “¿Por qué estás viviendo en un lugar tan alejado de tu trabajo? No te merecés viajar tanto. La vida es corta”.

    El lado racional le susurra: “Mmmm, hay que tener cuidado con eso de mudarse: es complicado y cansador” o: “Es mejor malo conocido que bueno por conocer”.

    Cómo dar el primer paso

    El primer paso, si la persona no es muy decidida o duda demasiado, es dejar de pensar por un minuto y actuar.

    Esto puede parecer temerario, sin embargo es la manera de evitar que el cerebro invente excusas y así postergue el momento de comenzar la búsqueda. O que se prolongue por demasiado tiempo la lucha entre lo emocional y lo racional. Es una lucha que debe concluir cuanto antes.

    Entonces, la decisión inicial es contactar con un corredor inmobiliario prestigioso, con trayectoria. O consultar con vecinos, amigos, compañeros de trabajo, familiares y colegas acerca de uno que les merezca total confianza.

    La segunda acción consiste en comunicarse con ese profesional. Ya en la primera charla con él se tendrá un panorama más claro de la situación, y aparecerá el estímulo para continuar con el proceso.

    Dos frases para reflexionar

    “Una vez que tomas una decisión, el universo entero conspira para hacer que ocurra”, dijo el filósofo –de Estados Unidos– Ralph Waldo Emerson. Su compatriota, el experto en coaching Tony Robbins, afirma: “Es en los momentos de decisión cuando se forma tu destino”.

    ¡Muchas gracias!
    image_pdfimage_print
    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    You May Also Like
    Read More

    La persona, las emociones y la venta de un inmueble

    El biólogo Humberto Maturana afirma: “No es cierto que los seres humanos somos seres racionales por excelencia. Somos, como mamíferos, seres emocionales que usamos la razón para justificar u ocultar las emociones en las cuales se dan nuestras acciones”. Esto sirve para comprender que la persona, al vender una casa o un departamento, se va…
    Read More

    Un libro de filosofía para ayudar a quien va a comprar un inmueble

    El libro “El arte de la prudencia”, del filósofo español Baltasar Gracián, es una obra clásica de la literatura. En sus páginas ofrece una serie de consejos y trucos sobre cómo pensar para, finalmente, tomar decisiones positivas en la vida. Gracián aborda el término “prudencia” no como sinónimo de “temor” sino en el sentido de…
    Read More

    Crece el número de personas que quieren mudarse

    Disponible en computadoras utilizando el explorador Microsoft Edge Un reciente informe de la plataforma digital especializada Reporte Inmobiliario, muestra que son muchas las personas que desean cambiar de hogar. En este artículo ampliamos la información y te damos algunas pistas para que mudarte resulte una decisión sencilla. Cambiar La reciente encuesta llevada adelante por Reporte…
    Read More

    A la hora de comprar una propiedad: 8 tips para verificar la calidad de sueño que brindará

    Los expertos dicen que una persona puede estar varios días sin ingerir alimentos sólidos. Sin bebidas, muchos menos. Y sin dormir aún menos. Por eso se considera que el sueño es tan importante como la alimentación. Cuando el cuerpo descansa, se fortalece el sistema inmunológico, se regulan varias hormonas, reposa el sistema cardiovascular, se consolida…